Primera demostración que se establece un link directo y bidireccional entre el cerebro y un cuerpo virtual



Un equipo de investigadores han conseguido entrenar a monos para que aprendan a mover brazo un virtual utilizando el cerebro. Pero esta interacción tiene además un camino de vuelta: los animales llegaron a diferenciar y sentir la textura de los objetos virtuales tocados con su avatar.
"Algún día en un futuro cercano, pacientes tetrapléjicos podrán aprovecharse de esta tecnología no solo para mover sus brazos  y caminar otra vez, también para sentir la textura de los objetos que sostengan o experimentar los matices del terreno por el que pasean con la ayuda de un exoesqueleto portátil", explica Miguel Nicolelis, profesor de neurología de la Universidad de Duke y uno de los responsables del estudio que se publica en la revista Nature.
Sin mover ningún músculo de su cuerpo real, solo mediante la actividad cerebral, los monos dirigieron las manos virtuales del experimento hacia los diferentes objetos virtuales y mediante el contacto establecido con esa mano proyectada eran capaces de diferenciar las texturas.
A pesar de que los objetos empleados en este estudio eran visualmente idénticos, estaban diseñados para tener diferentes texturas artificiales, solo detectables si el animal exploraba estos objetos con su mano-avatar controlada con el cerebro. Estas texturas se reflejaban en distintos patrones de señales eléctricas en el cerebro de los animales.
Uno de los monos aprendió a escoger los objetos correctos tras cuatro intentos, el otro tras nueve. Pero diferentes pruebas demostraron que no se trataba de una elección aleatoria.




Un nuevo "canal sensorial"
Al no estar implicada ninguna parte del cuerpo real de los monos en esta interacción cerebro-máquina, el experimento sugiere que en el futuro pacientes con lesiones medulares podrían beneficiarse de esta tecnología de un modo bidireccional. Los monos no movían sus brazos reales, ni sus manos reales, ni su piel real estaba implicada en el procedimiento, pero recibían estímulos de vuelta en su cerebro de su mano virtual.

Los investigadores señalan que se trata casi de la apertura de un "nuevo canal sensorial a través del cual el cerebro puede procesar información" que ya no le llega a través de su cuerpo real.


"Es la primera demostración que se establece un link directo y bidireccional entre el cerebro y un cuerpo virtual", explica Nicolelis. "El cuerpo virtual es controlado directamente por la actividad cerebral del animal, mientras que su mano virtual genera 'feedback' dando información táctil", añade el científico.
El éxito en el experimento con los primates lleva a los investigadores a ser optimistas en aplicar estos descubrimientos en pacientes con lesiones que "están incapacitados para moverse o sentir el mundo que les rodea", explica el neurólogo. 

Fuente: RTVE.es 
07.10.2011 - 08:08h

No hay comentarios:

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...