Hogar, dulce hogar. ‪#‎novamosaregalartenada‬ #12

La ambulancia nos había dejado en casa y con ella un aparataje que durante mucho tiempo formarían parte de nuestro entorno. En ese preciso momento nos situábamos en la realidad. Comenzaba nuestra nueva vida.
Hasta ese momento habíamos estado viviendo una realidad asistida. Habíamos estado cuidados y amparados por los recursos y profesionales del hospital. Ahora, fuera del hospital, nos esperaban otros retos, otras responsabilidades, otros miedos,... Pero nada era comparable con el hecho de ver la luz del sol reflejada en el rostro de nuestro hijo en un entorno lleno de paz.

Antes de que naciera Rafa ya lo teníamos todo preparado: la cuna, el cambiador, su ropa, los pañales, biberones,.. Todo ello perfectamente ordenado e impoluto en su habitación.

La ropa había quedado pequeña sin estrenar, y muchas de las cosas que compramos ya no nos servían.

No podíamos estar todo todo el día moviendo cacharros del dormitorio al salón y del salón al dormitorio. Así que decidimos instalarnos en el salón de nuestra casa.

Así que llenamos el cajón donde estaba la cubertería con gasas, suero y jeringas. Apartamos el jarrón para poner las botellas de oxígeno. En la lámpara de pié atornillé la bomba de alimentación. El pulsiosímetro lo pusimos junto al televisor y el aspirador de secreciones. Y en la mesa de centro, junto a la cuna, instalamos el respirador y el humidificador.
Dormíamos en los sofás.

Aunque pueda parecer extraño, aquel era nuestro hogar y nos sentíamos felices y afortunados.



No hay comentarios:

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...