Pocoyó ‪#‎novamosaregalartenada‬ #9

Durante el tiempo que Rafa estuvo en el hospital le acompañó un amigo muy especial. Era un Pocoyó que se iluminaba y hacía una musiquilla.
Un Pocoyó que sufría de forma paralela las mismas operaciones que Rafa. Un Pocoyó espejo.
Que nadie me llame cruel; pero es lo que le había tocado.

Pocoyó tenía los pies escayolados, la cabeza vendada, una ví en el brazo y otra en la cabeza y una cuerda en el cuello que sujetaba lo que simulaba ser una cánula. También tenía una sonda en la nariz para que pudiera alimentarse. Pero había llegado la hora de tomar una decisión dura.

Teníamos que tomar la decisión de si manteníamos la sonda de alimentación por la nariz o si se le intervenía para ponerle una sonda directa al estómago; un botón gástrico. Y además, realizar una operación en la entrada del estómago para evitar el reflujo gástrico.


Y es por eso por lo que Pocoyó aún conserva una cicatriz por encima del ombligo y un botón cosido a su izquierda.

No hay comentarios:

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...